lunes, 23 de marzo de 2015

Mejor, imposible


De las complicaciones que se pueden evitar pero no se evitan, las que involucran interacciones límbicas-afectivas-emocionales… son las más jodidas.
Complicación es la reciprocidad: Dar lo mismo que se recibe. Porque yo, completo egoísta y experto en el oficio de la individualidad, debo aprender a pensar en plural. ‘Sé detallista’, me dijeron, ‘un regalito cada tanto no te va a volver pobre’. Complicado.
Complicación es compartir. Ya no soy yo, somos nosotros; ya no es ‘voy’, es ‘vamos’; ya no es ‘quiero’, es ‘queremos’, aunque lo que ‘queramos’ no tenga nada que ver con lo que ‘quiero’. Y cosas por ese estilo que empeoran cuando se trata de compartir la comida. Complicado.
En esa parafernalia complicada que llaman amor por mucho tiempo floté a los bandazos, con los pies por delante aunque con el corazón macurcado. No iba estable, pero iba; no tenía un destino, pero iba girando en mi eje sin preguntar.
De las complicaciones que se pueden evitar pero no se evitan, las que involucran las interacciones… son las más jodidas.
Cuando compré mi dosis de complicación, exorcicé a mis queridos demonios, tan entrañables y compañeros; senté cabeza en el patíbulo de la normalidad y guardé mis malos hábitos singulares para reemplazarlos por el cepillado de dientes previo al beso matinal.
Y si sueno resignado es porque me resigno, porque en el fondo la complicación de flotar semi-hundido y de a dos no me desagrada. Ya no voy… digo, vamos a los bandazos. Flotamos hacia algún lugar, la reciprocidad se aprende y compartir no es tanto problema, siempre y cuando no se trate de papas fritas.
De cualquier manera, y aunque sea imposible estar mejor, de vez en cuando, me dejo flotar, individualmente acompañado, como para poder ir con los pies por delante y con el corazón un poquito macurcado.

|G_Ale 2015|


miércoles, 23 de octubre de 2013

En una plaza



Encendió un cigarrillo y se acercó con la consistencia del humo, con delicadeza se sentó en una banca de una plaza cualquiera, como no entiendo de medidas no sé la distancia a la que estábamos, pero todo era subjetivo y sin importancia. Yo igual, estaba sentado en una banca de una plaza cualquiera.
Los dos con la mirada en el vacío, como si viéramos a través de las cosas, perdidos o encontrándonos, sus ojos miraban enfermos y con un grito que pedía socorro de su miseria, al tiempo que sonreía con la sonrisa de las madres al ver jugar a sus hijos. Yo susurraba  que me perdone, nada podía hacer por mí, nada por ella, esperé un instante y tuve que sonreírle, con sonrisa derrotista. Para camuflar lo mucho que la miraba vi mi reloj pero sin observar la hora, como nunca entendí del tiempo, nada importaba, ambos habíamos sido atrapados por la misma lógica temporal,  y nuestros cuerpos se someterían a ella, a pesar de no ser más que polvo en tumba.
Había atardecido tres veces ya, nos habíamos sonreído todas las sonrisas y mirado con todas las miradas, nos habíamos pensado en infinidad de momentos y situaciones, nos habíamos olvidado varias veces, yo por mi parte había olvidado el momento en que la conocí, justo cuando decidí preguntarle, me mostró la misma sonrisa que al principio, y yo me recordé niño jugando, mientras ella esperaba sentada, y yo veía algo más en sus ojos.

                                                                                                                                          Inti Villasante


domingo, 18 de agosto de 2013

De este lado del espejo

Una mosca verde, casi azul, está posada sobre un espejo y se acomoda las alas con las patas traseras.
Del otro lado de la habitación, él está tendido boca arriba víctima de su infortunio. El frasco yace vacío sobre el velador a lado de la cama junto al vaso vacío.
La mosca en el espejo se contempla segura y se pasa las patas delanteras por la cabeza acicalándose despreocupada.
El celular comienza a sonar incesante. Agonizando, su aullido es sustituido por un bip repetido que preludia su expirar tecnológico también insulso e inevitable.
Otra mosca se posa en el espejo. Es más pequeña pero tiene el mismo color de metal destemplado. Ambas se encuentran y copulan sintiéndose dueñas de un palacio. El cuarto es ahora un motel para dos. Sus formas se reflejan sensuales mientras se suscita su dulce apareo carente de rituales absurdos de cortejo.
Pronto, el subyugado se ofrece sobre la cama como un sitio turístico en temporada alta. 
La aun joven pareja sobrevuela la locación mientras el aroma despierta todos los instintos. 
La más grande desciende temerosa para probar las secreciones acumuladas en los poros de una mano y la más pequeña, llamada a cumplir su principal meta en la vida, se aventura a las fauces. Realizando importantes pruebas de seguridad entra y sale con una precaución natural, cuidadosa de no ser atrapada. Luego, confiada, se sumerge llena de vida, impaciente y presurosa.
La otra mosca retorna al espejo, dormirá ahí como duermen las moscas, incapaz de cerrar sus miles de ojos y destilando sus vapores en un grito químico.
Aun pequeñas, otras concubinas lo vendrán a buscar luego de su metamorfosis. Aun pequeños otros machos esperarán en las cortinas o las paredes porque ese cuerpo permitirá que un imperio entero surja pintando el cuarto entero de negro azulado o verduzco antes que alguien irrumpa por la puerta molesto por el olor.
El vaso seguirá vacío sobre la mesa junto al frasco de pastillas que no será suficiente prueba para la madre consternada que no dará crédito a la noticia. Posiblemente un forense, de entre millones, capture al anciano que aun se acicalaba frente al espejo que estará lleno de puntos fecales, para comprobar la presencia del químico letal en su abdomen resplandeciente de satisfacción y ahí se habrá perdido una existencia que un día, se considero, valiosa.
Alejandro "Pacho" González Romero

martes, 13 de agosto de 2013

La fiesta del YO



La noche de un miércoles me morí sin querer, mal vestido como estaba, sin documentos de identidad y sin centavos en los bolsillos.
Mi imaginario escéptico y ateo fue humillado rato después cuando me vi haciendo cola en la burocrática puerta del Infierno.
De tanto leer los textos del Dante, al entrar esperaba ver muchos círculos infernales plagados de condenados sufriendo, llorando, gritando, con cadenas en los cuellos y agujas en los huevos, demonios menores arrancando las uñas de otras almas; o fuego, roca fundida y azufre por todas partes. En fin, todo aquello que nos dijeron que forma la imagen corporativa del averno.
Al entrar, con los ojos cerrados para no ver lo que imaginaba, me sorprendió la frescura del lugar, el olor de los inciensos y sentir que subía unas gradas de caracol mientras aumentaba el volumen de una música que reconocí, pero que hacía muchos años no había escuchado. Llegué por las gradas a un salón infinito, con luces de discoteca, humo de cigarrillo y esa melodía que, cuando era chango, la escuchaba en las fiestas de 15.
Entonces me empecé a fijar en la gente que estaba ahí: todos los niños, adolescentes y hombres mayores que estaban en esa fiesta, todos absolutamente, eran yo.
Yo de niño corriendo para esconderme cuando me había cortado con un vidrio. Yo a mis 11 años con un chicle pegado en el pantalón, a los 13 con un ojo morado y la nariz sangrando. Yo a los 15, sentado en el rincón más oscuro, mirando de reojo a la chica que entonces me gustaba y a la que nunca le dije nada al respecto. Yo a los 17 mordiendo los labios de la muchacha que, según mis padres, solamente me había utilizado para entrar a la universidad. Yo a los 19, borrachísimo abrazado con el yo de 18. El yo del año pasado, pasado de marihuana mirando mis dedos. Todos los yo llenaban el salón con mis risas, gritos y borracheras.
Al caminar hacia el fondo del salón me iba reconociendo y me miraba en mis facetas sin arrepentirme y sin ponerme nostálgico, sin avergonzarme ni reprocharme. Todos esos fui y me los fui a encontrar en una fiesta en el mismo Infierno. Todos esos que en su momento sufrían, insomnes, por sus pequeños melodramas, retozaban en un festejo delirante.
Al final, como entendía ya antes de morirme, el infierno es individual y lo que haga uno de su infierno es decisión personal. En mi caso, un festejo en donde estábamos invitados todos los Yo, algunos mal vestidos, y sin centavos en los bolsillos.
|G_Ale|

viernes, 9 de agosto de 2013

Tinta




Si de siluetas se rodean los albores de la libreta gris,
vomitiva, cuanto de realidad encierran las horas
en que no se destilan letras,
en que la punta de la mirada no se encuentra con otras miradas
y solo abraza la punta que exhala y sangra tinta
dejando los trazos entrecortados que representan letras,
números, filigranas de unicolor rastro.
¿Qué es realidad y que literatura?
¿Por qué resulta necesario determinar la línea que las diferencia?
No sé si sea amor, ebriedad, mala costumbre o tendencia suicida
Más cuan grandes son las ansias de incinerar el lenguaje,
De cicatrizar la tinta.

Jorge Mauricio Avilés

lunes, 5 de agosto de 2013

Dislexia Espacial



Siempre pensé que Ana era una chica normal, pero tenía mis dudas, las cuales se corroboraron cuando me contaron que cierto día no llego a su casa a dormir, ella había despertado sentada en la fuente en medio del patio de la universidad, había dormido con las manos sobre el rostro, por el miedo que le tenía a la realidad, pero al despertar le sorprendió el cambio radical que había sufrido su entorno, pues la realidad se doblo y se desdoblo, Ana percibió un cambio radical a su alrededor, el universo se invirtió, arriba se transformo en abajo, y viceversa.
Déjenme explicarles el problema que tenia Ana, ella no podía diferenciar su izquierda de su derecha, o el Norte del Sur, ella aseguraba tener dislexia espacial, es difícil encontrar el camino de regreso a casa cuando no logras diferenciar la ida de la vuelta, tal vez el mundo había decidido cambiar, para acomodarse al problema de Ana.
Se levanto de la fuente con un horrible miedo de desplomarse hacia el cielo, pero para su sorpresa la gravedad había desaparecido, eso explicaba por qué las baldosas seguían pegadas al piso del edificio invertido, las macetas también, y las plantas que albergaban no habían alterado su posición, seguían creciendo hacia el sol, Ana corrió hacia el pasillo, temiendo que la gravedad se desentienda del cambio universal y la haga sucumbir al vacio celeste, por lo menos en los pasillos el golpe de la caída seria menor, caería sobre las antiquísimas vigas de madera que el tiempo había ablandado, Ana se aferro a una de las columnas, y cerró los ojos, y espero, a que todo volviera a su lugar, pero con el pasar de las horas su miedo paso, y cayo en una profunda meditación, abrió los ojos ante la revelación,  pero mientras trataba de unir los hilos en su cabeza, se dio cuenta que la gente caminaba a su alrededor, caminaba por los pasillos, por el patio, al parecer las demás personas ya se habían acostumbrado del cambio dimensional, entonces Ana soltó la columna, camino hacia el centro del patio, decidida a probar la revelación que había causado su trance,  se subió a la fuente, que por cierto echaba el agua hacia arriba, no derramaba ni una sola gota al cielo, que parecía tan profundo allá abajo, Ana abrió los brazos, inclino la cabeza hacia abajo, miro el cielo, cerró los ojos, y soñó, soñó que arriba y abajo desaparecían, izquierda, derecha, norte, sur, atrás, adelante, hoy, ayer; sus largos cabellos fueron cediendo, y colgaron apuntando hacia las nubes y con un pequeño brinco lentamente cayó, cayó a la bastedad de ese cielo celeste, ante el asombro de todos desapareció de la vista, nadie se dio cuenta de este cambio radical que había sufrido el universo, solo Ana que hoy por hoy, cae eternamente allá abajo, entre las nubes

Salvador

sábado, 3 de agosto de 2013

...




quiero que sepas que yo no me preocupo cuando vos…
en realidad...
yo no me preocupo más, 
ya no me preocupo más,
mas cuando me preocupo…
es porque a veces me enredo y más me preocupo cuando… 
me preocupo cuando más una o dos veces al…al menos una o dos veces,
es que cuando los dos estamos… a veces yo no… 
pero siempre trato de…
y si ahora no me encuent ro es porque en cada punto suspensivo, yo te estaba…
y no puedo desperdiciar este momento, porque... cuando escribo estoy con vos.


                                                                                                                Darío 

martes, 16 de julio de 2013

Zen posmoderno

Déjese llevar, no se resista.
Inhale… exhale, no le preste atención al aire enviciado. Nunca es importante.
Déjese llevar.
Relaje el cuerpo, si lo prefiere cierre los ojos. Ponga la mente en blanco.
El mundo exterior ya no importa, es más, ya no existe.
Enfóquese en su mundo interno, en usted mismo, en su “self”, su más profundo interior.
¿Siente como las penas se disipan, cómo las preocupaciones se desenfocan casi al punto de desaparecer?
Eso, déjese llevar.
Ya nada importa sino su respiración, el sonido de su interior, sus latidos… ¿los percibe?
Déjese llevar, no se resista.
Sus párpados deben mantenerse cerrados. Recuerde que ojos que no ven corazón que no siente.
El mundo ya es como es y no puede hacer nada para cambiarlo. Nadie puede. Sólo déjese llevar.
El mundo exterior ya no importa, piense en usted mismo, en su propia comodidad, busque su “lugar sereno”, pruebe en cualquiera de nuestros sitios en la web.
Relájese, nada importa más que usted mismo. Para eso le estamos ofreciendo toda esta comodidad.
Individualícese, ya nada importa. Nada debe preocuparle más que su seguridad frente a todos esos fantasmas que hemos creado para ofrecerle un importante abanico de temores diseñados de acuerdo a sus necesidades.
Despreocúpese, al igual que los demás usted ya está fuera de peligro, relájese y disfrute, seremos capaces de protegerlo hasta de su propia, peligrosa y muy sobreestimada intimidad y privacidad. Tranquilícese, recuerde que es por su bien. Sabemos mejor que usted lo que le conviene.
Respire, no se olvide de respirar.
Afuera no sucede nada, deje de lado esas imágenes de hambruna y el malestar absurdo que causan tantas diferencias económicas y sociales en el planeta. Piense mejor en esas hermosas playas de postal… palmeras y playas. Arenas blancas y mar para todos… si, para usted también. Piense en hermosas mujeres y en productos de belleza. Relájese, déjese llevar. Más antes de lo que piensa, si no se resiste, la angustia dejará de estar y su energía dejará de ser malgastada en inútiles intentos por cambiar las cosas.
Relájese y madure. Busque un trabajo, deje de hacerse al jovencito usted ya no está para esos trotes. Le repito que el mundo es como es y no lo podrá cambiar. Piense mejor en cosas más felices. Piense en la navidad, en la creciente noche de brujas, en la lenta y pasible acomodación de los huevos de pascua en los países sudamericanos. ¿Puede ver sus colores? ¿No lo hacen acaso feliz?
Relájese y disfrute del viaje. Mientras antes se deje llevar su futuro será más prometedor. Respire y recuerde que sólo usted importa. Olvide a los demás, los demás no existen más que en sus perfiles de internet, ahí ellos también son felices.
Relájese… déjese llevar.
Imagen diseñada en: http://weavesilk.com

sábado, 27 de abril de 2013

Campanadas

Ha sonado cada quince la sentencia entre las luces que se mezclan, confundida.
Tanto humo protegido de la lluvia, tanta reverencia efervescente intentando rasgar la crónica membrana de la negación.
Necesito, necesitas, necesaria necesidad de necedad.
|G_Ale 2012|

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Taller de Relato Breve URBANO




Dentro de las actividades del Festival Internacional de la Cultura se realizó el Taller de Relato Breve denominado Urbano en el que los integrantes del Miércoles tuvimos la oportunidad de compartir nuestras experiencias con los participantes del taller. Se trabajó con dinámicas de creación literaria, ejercicios grupales de imporvisación literaria y en los "fototextos".

El siguiente cuento nace de un ejercicio grupal.


INTERFERENCIA


E.T. necesita comunicarse con la tierra, pero el clima es desfavorable por la interferencia que la soledad causa en la atmósfera. Luego de estudiar y analizar la tierra, E.T. encuentra la solución en el agujero de ozono y se predispone a lanzar una señal cada vez que el agujero este alineado con su planeta, pero éste mensaje viene modulado en una frecuencia obsoleta y las estaciones modernas de la tierra no pueden captar el mensaje, sólo un radioaficionado de una remota aldea capta la señal extraterrestre y muere de soledad intentando decodificar el mensaje…
En un segundo intento la señal fue recibida por un pirata de la red, el pirata Barba Negra, que decodificó mal el mensaje y emprendió la tarea de conquistar el mundo y destruir a todos los que contaminan con soledad el planeta. Hasta el día hoy el pirata Barba Negra busca y mata a las personas que nadie extraña, a las personas solas, mata a emos, mata a notarios de fe pública, a estudiantes de psicología, a vegetarianos, mata a curas, mata a los artistas, a románticos empedernidos, a escritores… ¿a escritores también?...¿qué?...¿quién me busca?…¿Barba Negra?...no, no, no, Barba Negra no, no por favor yo no creo interferencia…no Barba Negra…tampoco me siento solo…no, por favor…no me mates, nooooo argggggggg….. 

Facilitadores: Darío Torres y Alejandro González



Advertencia: El contenido de esta página está protegido por ley 1322 de derchos de autor.
© Miércoles de Ceniza, 2007. Sucre - Bolivia